Evitar las cenas copiosas o ingerir bebidas que contengan cafeína o teína pocas horas antes de que nos vayamos a dormir, nos ayudarán a hacer una mejor digestión y, por tanto, dormir mejor y no engordar tanto.

diariovasco.com | 19/09/2013 |

Dormir bien es esencial para sentirse mejor por dentro y por fuera. Y hacerlo no significa pasar la noche en la cama con los ojos cerrados, sino descansar completamente y levantarse al día siguiente con la sensación de que has descansado completamente y tienes fuerza para poder sobrellevar todo lo que tengas que hacer a lo largo del día.

Para ello, no hay que olvidar que influye enormemente lo que ingiramos durante la cena, incluso algunas horas previas a que nos acostemos, especialmente, a partir de las 19 horas (si nos acostamos sobre las 10.30-11 horas).

Y es que hay alimentos y bebidas que nos ayudan a conciliar el sueño, pero otros que también pueden hacer el efecto contrario, de ahí que haya gente que se despierte a media noche con dolor de estómago o al día siguiente con ardor de estómago. Pero esto tiene solución si se toman las precauciones adecuadas, que tienen que ver con los alimentos y bebidas que se ingieran durante la cena o unas horas antes.

Alimentos para dormir

La serotonina y la melatonina, cuando se liberan, nos otorgan una sensación de relajación que nos ayuda a conciliar el sueño tal y como se debe. Y la liberación de estas sustancias es producida por ciertos alimentos que favorecen esta acción.

Si ingerimos la siguiente lista de productos, los expertos en salud y alimentación aseguran que dormiremos mucho mejor:

  • Avena: que se puede incorporar perfectamente a un yogur. Es una de las mejores fuentes de melatonina y por ser rica en hidratos de carbono, ayuda a liberar serotonina. Otro punto a favor: como es de lenta digestión, no interrumpe el sueño.
  • Leche caliente: que ahora que ya empieza a notarse el fresquito por la noche viene muy bien. Además, se puede acompañar de miel, que también es un buen aliado. La misma contiene triptófano, que es un aminoácido esencial, necesario para la formación de melatonina y serotonina, dos neurotransmisores que participan del ciclo del sueño.
  • Plátano: actúan como relajante natural, especialmente de los músculos. Sin duda, una inyección segura de melatonina y serotonina, sin olvidar que se trata de una fruta rica en magnesio.
  • Miel: que se puede servir en el yogur, leche caliente o infusión y cuya función nutritiva permite informar al cerebro de que debe relajar su actividad, concretamente, la función de la orexina (un neurotransmisor directamente relacionado con la vigilia).
  • Pollo: por ejemplo, unas pechugas, que son ricas en triptófano.
  • Almendras: se pueden ingerir en el postre y poseen buenas cantidades de triptófano y de magnesio altas.
  • Pan integral: en lugar de cenar pan normal, puesto que es rico en vitaminas B1 y B6.
  • Patatas: son el acompañante ideal para cualquier comida, eso sí, mejor tomarlas cocidas que fritas. Las mismas contienen hidratos de carbono, que estimulan la secreción de insulina, hormona que aumenta la disposición del triptófano para formar serotonina.
  • Semillas de lino: puedes agregar algunas cucharadas a la ensalada, los cereales o el yogur. Además de ser ricas en triptófano, las semillas de lino contienen ácidos grasos omega 3 que ayudan a levantar el ánimo.
  • Manzanilla: el aliado por excelencia a la hora de relajarse. ¿Por qué? Por su efecto sedante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s